«Escribir un diario es una experiencia muy extraña para alguien como yo. No sólo porque yo nunca he escrito nada antes, también porque me parece que más adelante ni yo ni nadie estará interesado en las reflexiones de una niña de trece años de edad»

Hace unos días, leyendo «El diario de Anna Frank», un testimonio sobre el horror y la barbarie nazi contado por una niña de tan solo 13 años, me encontré una reflexión que, aunque estaba escrita hace 67 años, seguía siendo un tema de «rabiosa actualidad».

«¡Las mujeres deben ser respetadas! En términos generales, los hombres son tenidos en gran estima en todas partes del mundo, así que ¿por qué no pueden las mujeres tener su parte? A los soldados y a los héroes de la guerra se les honra y conmemora, a los exploradores se les otorga fama inmortal, los mártires son venerados, pero ¿cuántas personas ven a las mujeres también como soldados?»

 

Share This