Luego vinieron por los inmigrantes, y yo no dije nada porque no lo era.  

Luego por los gays y lesbianas, por el matrimonio igualitario y yo me callé.

Luego por los Transexuales, tampoco dije nada.

Después llegó el turno de las personas dependientes, de los que no tienen nada, de los trabajadores, de la educación pública… Y así hasta que vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.

Ser socialista es ser incapaz de convivir con la injusticia y no hay mayor injusticia que la discriminación.

La discriminación que se ejerce sobre la mujer adopta muchas formas, a veces (demasiadas) es tan visible y dramática como los asesinatos machistas que ejercen hombres que creen que pueden y deben decidir sobre la vida de sus parejas, incluso cuando y como se acaba.

Otros tipoa de opresión machista se cuela de una manera mucho más sutil, chistes, dichos, canciones, tradiciones, anuncios publicitarios… Sutiles formas de manter viva una desigualdad que tenemos como sociedad demasiado arraigada, y que debemos de extirpar.

Hoy, el machismo ha mutado, eso hace que necesitemos estar alerta, aún hoy hay personas que niegan la brecha salarial, las tablas salariales no recogen tablas por género pero la diferencia existe de manera directa en algunos casos (cada vez menos por suerte) y de una forma más sutil ahora: cuántos hombres con reducción de jornada por cuidado de mayores a su cargo hay en tu empresa? Y mujeres?
Cuantos hombres con reducción de jornada por cuidado de hijo? Cuantas mujeres?
Cuantos hombres trabajan más allá de su jornada con un contrato parcial en tu trabajo? Cuantas mujeres?

La conciencia colectiva ha hecho que todo se haga de un modo menos visible y por eso, para evolucionar tenemos que estar alerta. Una sociedad igualitaria es por definición una sociedad mejor, por ser más participada, más inclusiva, más plural y por definición, por destruir barreras que impiden que la movilidad social funcione

Con la noticia de Andalucía de hoy, damos uno salto de décadas atras, cuando se asumirán determinadas actitudes machistas que hoy nos escandalizan, arrancando de raíz la base misma de esos asinatos que no es otra que la dominación de género en sus últimas y más trágicas consecuencias.

Las matan por ser mujeres, por eso esos crímenes son de género, ni familiares, ni pasionales, ni en extrañas circunstancias. Son asesinatos de hombres machistas a mujeres, la variable que explica algo tan inexplicable es el género y por eso es irrenunciable la expresión violencia de género, porque de otra forma estaremos mirando a otro lado cada vez que esto sucede.

Share This