Seleccionar página

Corría el año 1994 cuando un apasionado del mundo de la comunicación y las radiofrecuencias, D. Francisco Platero, realizó la primera retransmisión en directo desde nuestra ciudad para la “Gran Movida”. Con más ilusión que medios, Televisión Melilla recogía el testigo de canal 9 para ser la televisión de todas y todos los melillenses y convertirse en el reflejo de su sociedad.  

Lo que había surgido como una afición se convirtió en una de las primeras televisiones locales de nuestro país.

Veintiséis años después, con mucho esfuerzo e ilusión por parte de las personas que hacen posible su día a día, RTVMelilla poco a poco ha ido construyendo una gran aceptación social, una más que acreditada función de servicio público con una estructura renovada y una identidad propia. RTVMelillavive un momento crucial para su consolidación como un servicio esencial e imprescindible en términos de rentabilidad social, diversificación, pluralismo e independencia informativa. Por estas y otras muchas razones la televisión pública de Melilla necesita, más que nunca, el apoyo institucional, la apuesta por la empresa municipal y, sobre todo, por cada uno de los trabajadores que siguen viviendo esa pasión por informar y entretener a los melillenses. 

Desde comienzos de año, un nuevo horizonte se abrió para Televisión Melilla afrontando el reto de la transformación digital, iniciando la transición del medio de comunicación a la nueva era  digital y convirtiéndose nuevamente en pionera al ser la primera televisión local en emitir en HD a través de la TDT, cumpliendo así con una de las principales demandas del espectador melillense, ofreciendo una imagen en alta resolución para poder disfrutar con una mayor calidad de los contenidos informativos, deportivos y culturales. 

Radio Televisión Melilla cuenta con una nueva identidad propia como empresa y una imagen más simplificada, visual e identificativa que evoca la razón de ser del servicio público que desempeña: ser el reflejo de la sociedad melillense. Acorde con las nuevas tendencias digitales para reforzar su presencia en internet y abrir nuevos canales de comunicación en línea a las necesidades de comunicación con los espectadores. 

Una empresa al servicio del ciudadano, donde se ha conseguido que sus trabajadores sean los motores principales de los contenidos que se emiten a través de departamentos dirigidos y coordinados en grupos de trabajo liderados por los propios empleados, dejando al margen la intrusión política en la programación y convirtiendo a Televisión Melilla en un medio de comunicación objetivo, independiente y plural. 

Con unos informativos renovados, emitidos en directo desde unos nuevos estudios acondicionados para los trabajadores con equipos profesionales que facilitan la emisión de la programación en directo, en TDT, a través de internet y redes sociales como ocurrió desde el inicio de la pandemia donde los melillenses lo han visto como medio fiable y de calidad para estar informados, pasando a ser en el mes de mayo el primer medio por el que se informaban losmelillenses con un 26,1% de cuota de mercado y el segundo en internet y redes sociales con un 26,3%. Un incremento de 19.410 nuevos seguidores en Facebook y 3.329 en Twitter desde inicios de año. Además, cabe destacar que el programa “Amazige”, de información y tertulia, se ha convertido en un referente del tamazigh en la zona del Rif próxima a Melilla y que es compartido por medios de comunicación europeos llegando a tener más de 43.000 reproducciones. 

Por primera vez en su historia la televisión pública de Melilla emitió en noviembre de 2019 un debate electoral con todos los candidatos de los partidos políticos que se presentaban a las Elecciones Generales, ofreciendo al ciudadano la posibilidad de conocer las diferentes ideas y los programas electorales de cada partido abriendo las puertas a la pluralidad política y contribuyendo a la creación de un espacio de debate semanal, “El enfoque”,donde acuden los representantes políticos de todos los partidos que conforman la Asamblea de Melilla que se consolida como el tercer programa más visto de la cadena. 

Conscientes de que el deporte es un canal de construcción de tejido social, que fortalece las conexiones sociales y crean sociedades más cohesionadas y resilientes, se ha dotado al departamento de deportes con más recursos para dar una mayor cobertura al deporte profesional y de base, lo que llevará a que la primera temporada televisiva de 2020-21 que se inicia en septiembre cuente con una programación 100% propia en esta área.

Por otro lado, Televisión Melilla comenzará la temporada con 27 programas, 12 de los cuales son de estreno. Con esto no es que se quiera prescindir de la compra de programas, todo lo contrario, la televisión pública seguirá apoyando a los productores audiovisuales locales, pero lo hará adquiriendo únicamente contenidos que la empresa no pueda producir por sí misma ajustados a los presupuestos aprobados por el Consejo de Administración y adjudicados en base a las necesidades reales de la cadena, de la calidad y transparencia. 

Televisión Melilla apuesta por devolver a la pantalla la programación infantil y juvenil. Desde el mes de marzo, “En casa con Sarapín” ha sido uno de los programas más vistos de la cadena y a partir del mes de septiembre Papa Ñ volverá a la pantalla con nuevas aventuras, pero con los personajes de siempre. En cuanto a la programación juvenil, la cadena apuesta por una programación rompedora donde los jóvenes sean protagonistas de estos espacios como “Gran Escape”, el reality de scaperoom para televisión o “El enfoque juvenil”, donde los jóvenes exponen y debaten sobre los problemas que les afectan. 

La televisión pública debe ser un medio transmisor de valores y de concienciación ciudadana, de ahí parte la puesta en marcha a principios de año del departamento de marketing y redes sociales de RTVMelilla, el cual ha participado en campañas contra la violencia de género, fomento de la igualdad y no discriminación, apoyo al colectivo LGTBI+, apoyo al comercio local, fomento del turismo, concienciación medioambiental o de información o prevención del coronavirus cumpliendo con el objetivo social que se espera de una televisión al servicio del ciudadano melillense.

La función crucial y la razón de su existencia como medio de comunicación público es la formación de valores ciudadanos tan esenciales como el respeto, el pluralismo, la independencia o el acceso universal a la sociedad de la información a través de una programación que, de expresión a la identidad y cultura de toda nuestra ciudad, preservando todas y cada una de sus historias. Por esta razón, hoy más que nunca, es necesario el apoyo institucional y de todos los partidos políticos hacia la empresa pública de radio televisión y en especial, a la labor que realizan sus trabajadoras y trabajadores, que necesitan una respuesta a los problemas que la empresa vive en su día a día.

Garantizar un servicio público más que acreditado y que ha quedado patente durante los primeros meses de la pandemia, pasa por dar estabilidad laboral a su trabajadoras y trabajadores, la contratación de personal para los puestos vacantes de una plantilla mermada por las bajas no repuestas, la creación de un archivo digital en RTVMelilla,  dotar a la empresa de todos los recursos técnicos necesarios o de la puesta en marcha de una nueva redacción donde quede integrada toda la empresa bajo unas mismas instalaciones son los desafíos a los que se enfrenta nuestra televisión. 

Televisión Melilla no es más que el reflejo de su gente, de su ciudad, es el espejo donde nos hemos visto todos y todas alguna vez, nuestro patrimonio audiovisual que tiene que ser protegido por todos y cada uno de los melillenses.